Saltear al contenido principal

Porque siempre debería haber en cada jardín,
ese Árbol que destaca por su esplendor,
al que contarle nuestros secretos.

Cintas, flores y velas bajan como cascadas iluminadas,
dónde pedir un deseo es la excusa para contemplarlo.

Volver arriba