Saltear al contenido principal

Son esos 60 minutos interminables,
dónde el corazón va a mil,
las lágrimas enturbian tu maquillaje
y las damas de honor te acompañan,
mientras tu mirada se pierde con el vestido que te espera,
con el que hoy te van a desposar…

Momentos íntimos de pura feminidad.

Volver arriba